El tratamiento térmico es el proceso de calentar y enfriar metales, utilizando métodos específicos predeterminados para obtener las propiedades deseadas. Tanto los metales ferrosos como los no ferrosos se someten a un tratamiento térmico antes de utilizarlos.

Se han desarrollado muchos métodos diferentes. Incluso hoy en día, los metalúrgicos trabajan constantemente para mejorar los resultados y la rentabilidad de estos procesos. Para eso, desarrollan nuevos ciclos para producir una variedad de grados. Cada programa se refiere a una velocidad diferente de calentamiento, mantenimiento y enfriamiento del metal.

Estos métodos, cuando se siguen meticulosamente, pueden producir metales de diferentes estándares con propiedades físicas y químicas notablemente específicas.

Hay tres etapas de tratamiento térmico:

Caliente el metal lentamente para asegurarse de que mantenga una temperatura uniforme.

Remojar o mantener el metal a una temperatura específica durante un período de tiempo asignado.

Enfriar el metal a temperatura ambiente.

Incluyen calentar el metal a una temperatura establecida (la etapa de calentamiento), mantenerlo a esa temperatura durante un período de tiempo específico (la etapa de remojo) y enfriarlo. a temperatura ambiente con un método que depende del tipo de metal y las propiedades deseadas (la etapa de enfriamiento).

Te invitamos a saber más acerca de este tema manteniéndote en contacto con: Hornos NOM 144.